fbpx

Quito, 20 de Enero 2020

Por primera vez el sector industrial y de comercio del país se unieron en un llamado al Gobierno y, en especial, al Vicepresidente, Otto Sonnenholzner, para que priorice una agenda de competitividad, previo a la suscripción del acuerdo comercial con México.

Dicha agenda que implica la participación del sector privado, propone la revisión del tema tributario, del Impuesto a la Salida de Divisas, de los aranceles a materias primas y bienes de capital. Así como, plantea la instalación de mesas de trabajo, para generar planes de mejora, para los sectores que serán seriamente afectados. Además, para las negociaciones con México, se pide la participación activa del sector privado.

La posición del #HoldingCAPEIPI que representa a las pequeñas y medianas industrias con el 2,8% del PIB nacional, es que existe el riego de mayor desempleo. El Presidente de la Cámara, Gustavo Ruiz Paulsen, expresó que el fomento a la competitividad es un tema pendiente, “las industrias debemos competir en igualdad de condiciones con México". Reiteró que los aspectos impositivos, de tasas, aranceles, de empleo, "requieren una modernización integral y mientras el Gobierno no defina una política justa, seria, moderna, el país no saldrá adelante".

Para el Presidente de la Cámara Comercio Quito CCQ, Patricio Alarcón, el Gobierno no ha logrado encaminar un modelo que fomente la productividad, por lo que la generación de empleo se ve afectada: “si la economía no crece, si no existen más ventas, si no hay más dólares en el bolsillo, será difícil que podamos contratar a más personal”.

La leche, arroz, maíz son altamente sensibles, en el marco de un Acuerdo Comercial con México, “no pueden ingresar productos de este tipo porque liquidarían al sector agrícola, alertó, Rafael Guerrero de la Federación de Cámaras de Agricultura del Ecuador.

¿Qué va a ganar el país después de esta alianza? preguntó el Presidente de la Federación de Industrias del Metal, Ramiro Garzón, sector que consume cerca de mil doscientos millones en insumos. “El sector metalmecánico y siderúrgico tendrá una desindustrialización, tendremos que disminuir las plazas de trabajo”, recalcó.

Todos los voceros coincidieron en que producir en el país, es más caro que en México, por la dolarización de la economía ecuatoriana. A esto se suma el rezago en tecnología de punta para producir, la falta de acceso a créditos productivos, los impuestos y la regulación que recae sobre el sector productivo.

En el encuentro con los medios de comunicación estuvieron: la Cámara de Comercio de Portoviejo (Presidente, Diócles Valeriano), la Federación de Industrias del Metal (Director Guillermo Pabón y Presidente Ramiro Garzón), la Cámara de Comercio de Quito (Presidente, Patricio Alarcón), la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Presidente, David Molina), el Consorcio de Cámaras de la Producción de Tungurahua (Presidente, Diego Mosquera), la Federación de Cámaras de Agricultura del Ecuador (Presidente, Rafael Guerrero), Cámara de Calzado – Caltu, Cámara de Industria del Azuay y Cámara de Industrias y Empleo de Cuenca.