fbpx

Es perentorio proteger la vida, el empleo, reducir el déficit en la balanza comercial, promover el consumo de la producción nacional, condonar intereses por la emergencia sanitaria

CAPEIPIcomunicación.- “La estabilidad del presente y del futuro próximo de nuestra sociedad entera, está al borde de un abismo” alertó la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (CAPEIPI), el principal gremio del sector que constituye más del 90% del tejido productivo del país, al observar que la parálisis económica puede agravar las consecuencias negativas de la pandemia del coronavirus.  

En una carta dirigida al Presidente de la República, Lenín Moreno, el titular del gremio industrial, Gustavo Ruiz Paulsen, pide la adoptación urgente de 21 medidas concretas de política comercial, fiscal y financiera, que impidan la bancarrota de las PYMES y su secuela de desempleo masivo, mitigando el impacto por la reducción de las actividades laborales, productivas, industriales y comerciales. Aboga por la protección de la vida, el empleo, la producción nacional y la reducción del déficit de la balanza comercial no petrolera, situada sobre los 3.000 millones de USD en el 2019.

Política comercial para la sostenibilidad económica

Al sector industrial le preocupa la importación de productos que el país sí produce, de ahí que, exige la reducción de las importaciones de alimentos a cero (0) en forma indefinida; la promoción y fortalecimiento de la producción agraria, ganadera, pesquera e industrial y el consumo de productos ecuatorianos.

El documento expone la necesidad de “suspender las importaciones a excepción de las requeridas para la emergencia sanitaria, bienes de capital e insumos para la producción y plantea eliminar el Impuesto a la Salida de Divisas para las importaciones de estos rubros. 

Considera imprescindible una gestión transparente del comercio exterior que elimine y persiga la subfacturación y la sobrefacturación de importaciones y exportaciones; que reduzca y elimine el contrabando que tanto afecta a la “estabilidad industrial, el empleo y multiplica el delito y la pobreza”, así como lesiona el flujo de divisas al país y los ingresos fiscales.

Insiste en una moratoria para el pago de aranceles de las importaciones en tránsito.

Política financiera para la sostenibilidad económica

La condonación por parte de la banca privada y pública, de los intereses gravados en los días de la emergencia, en todas las operaciones de crédito desde activos fijos, capital de trabajo a tarjetas de crédito, así como, la reprogramación de pagos de capital después de la emergencia, es una de las acciones que se requiere para la estabilidad de la economía y del mismo sistema financiero. 

Se pide la orientación del crédito por lo menos en un 50% al fomento de la “producción, la industria, la innovación, el emprendimiento, las PYMES”. Y en justa medida, que las tasas de interés sean definidas “en correspondencia con las registradas en los mercados de dinero que operan en dólares”, al observar que en el país se pagan las más altas tasas de interés en divisas del mundo.

Diferimientos necesarios 

Para sostener el empleo, invertir en la producción y mejorar los estados financieros de las empresas, la CAPEIPI pide se difiera el pago de aportes a la seguridad social durante 6 meses, el pago de utilidades, el pago del impuesto a la renta y de servicios básicos, agua, luz y telecomunicaciones. 

Además, solicita dinamizar la devolución del IVA con certificados útiles para el pago de obligaciones fiscales, habilitar operaciones de crédito y factoring con el CUR en la banca. Demanda también transparencia en las compras públicas: “impedir la concentración en los mismos proveedores y garantizar participación de las PYMES”.

A continuación se expone el documento completo: