fbpx
El arte de crear no pide permiso en cuarentena

Cumplimos 50 días de cuarentena, el tiempo nos ha comprometido a realizar tareas dentro de casa. Una de estas, es usar nuestra creatividad personal realizando artesanías y mobiliario que podemos usar a diario, en este caso con el bambú y guadua, material que disponemos a la mano, utilizando herramientas que disponemos en nuestro hogar. El reto es quedarnos en casa, ocupando de buena manera el tiempo.

Durante estos días, ha sido un reto hacer con nuestras propias manos un mueble, que motive el uso del mismo, como una disciplina espiritual para pedir al creador, lo que todos hacemos, clamar por el mundo y aprender lecciones, a propósito del Covid 19.  Al final, hemos realizado un mueble tipo reclinatorio, el mismo que ya lo estamos utilizando.
 
 
El mueble está construido con piezas y materiales de caña guadua y bambú íntegramente, dos especies de la misma familia, conocidas como acero vegetal, bien secas, que se trabajan utilizando sierras manuales, caladoras, taladros y herrajes internos para estabilizar la estructura de acuerdo a este tipo de mobiliario. La prueba fue dar un acabado con un material disponible, sin contaminar el ambiente.

El trabajo consiste en conformar un mueble con un tablero para apoyo de codos en la parte superior, un comodín para asentar las rodillas, dos estructuras verticales con soportes inclinados arriba y abajo, piezas horizontales incrustadas para fortalecer el sistema, a más de detalles decorativos en la parte frontal, laterales y en la base.

El diseño ocupa conceptos de arquitectura, tales como por ejemplo la simetría, el equilibrio, la dirección, el ritmo, el movimiento, así como la textura, el color y sobre todo la ergonomía para el uso de una persona con medidas en altura, promedio de nuestra comunidad.

Este ejercicio ha permitido, valorar el trabajo minucioso que realizan nuestros asociados dentro de la Empresa, atendiendo muchos detalles que nuestros clientes no observan pero que están implícitos dentro de un mueble o conjunto de una estructura modular, juegos de comedor, salas, sistemas de oficinas, y demás mobiliario que nuestro Sector Maderero produce.
 

Independientemente a la religión que tenemos, como creyentes vale la pena reflexionar en los tiempos que estamos viviendo, quizá es una alerta de como venimos actuando con nuestros trabajadores por el esfuerzo que hacen poniendo su creatividad al servicio de nuestras organizaciones, considerar el cambio de rumbo para hacer planes de acción en consenso y, sobre todo, tomar en cuenta que todo sucede para bien, después de la cuarentena seguiremos apoyando a la Pequeña y Mediana Empresa, por el esfuerzo que hace al servicio del Ecuador.
Saludos cordiales,

Arq. Oscar López Ávila
PRESIDENTE SECTOR MADERERO CAPEIPI.